Estudiaba en la U… Tenía una relación clandestina con una mujer casada a la que costaba sacar de su casa y que se perdiera conmigo. Mi viejo era locutor de una radio local y muchas veces le hacían atenciones como ir en familia a un restaurante o CD de una tienda de música. El programa lo auspiciaba un motel y mi viejo me pasó la tarjeta porque sabía de mis andanzas. Logré sacar a mi dulcinea y que inventara la historia para ausentarse por unas horas sin despertar sospechas. Universitario sin auto y poca plata, con suerte unos cigarros life sueltos. Pedí un radiotaxi para ir… Llegamos y ella como mujer casada entró perseguida. Hice yo todo el trámite para entrar a la cabaña. Una vez dentro, nos soltamos y empezamos a arrancarnos la ropa, nos tiramos a la cama porque ambos estábamos muy calientes. De fondo se escuchaba Leonardo Favio con Otra vez será. Comenzamos a movernos al ritmo se la música, y cuando termina, se escucha al locutor decir: “Y seguimos con nuestro programa de música del recuerdo”… ERA MI VIEJO!!! Moraleja: Imposible follar escuchando a tu papá.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>